Puse un vaso con vinagre y sal porque una amiga me dijo, y lo que paso en 1 día es increíble

Nuestro hogar es el lugar de relajación más confiable que podemos tener. Es un oasis de paz y tranquilidad en donde podemos descargar todo el estrés del largo día que pasamos; al llegar a casa lo único que queremos hacer es descansar. Pero, en ocasiones, el hogar lo que nos provoca es todavía más cansancio. En muchos casos, esto se debe a las malas vibras y energías en hay en el.

Algunos quizás no lo crean, pero la mala energía influye fuertemente en nuestra vida. De esta depende nuestros sentimientos, emociones y pensamientos. El hogar es el lugar donde más se puede acumular energía negativa, afectando nuestra relación con la familia. Ya sea un vecino que nos visite o un amigo que invitamos a casa, pueden ser portadores de malas vibras.

Tan pronto esta energía llega tu casa, permanecerá allí hasta que hagas algo por sacarla. Mientras no la elimines, podrás tener muchos conflictos y malentendidos con la familia. Es por eso que queremos mostrarte una forma sencilla de combatir las malas vibras. A continuación te presentamos un método que le devolverá la paz a tu hogar. Presta atención a lo que necesitarás para hacerlo hoy mismo.

Expulsa toda la energía negativa de tu hogar

Necesitaremos:

1 Frasco de vinagre blando
1 Cucharada de sal de mar
1 Vaso de cristal transparente
Agua
Preparación y uso:

Lo que debes hacer es echar el vinagre y un poco de agua en el vaso de cristal. A continuación, añades la sal de mar al vaso y lo pones un el lugar más frecuentado de tu hogar. Recuerda que el vaso debe permanecer oculto a la vista de los demás. Allí deberás dejarlo durante 24 horas y después revisarlo. Si la sal está flotando en el agua, lavarás profundamente el vaso y repetirás el proceso. Cuando la sal permanezca en el fondo de él, es señal de que las malas energías se han ido.

Luego, este proceso lo has de repetir en todas las habitaciones de tu hogar. De igual forma, cuando la sal permanezca en el fondo, el proceso habrá concluido. De esta manera tan sencilla lograrás que tu hogar recupere la paz y tranquilidad de antes.

Compartir

Comentarios